La Historia De Los Bonsáis

La historia de los bonsáis

Aunque las tendencias que existen hoy en día sobre la práctica bonsái vienen de las escuelas japonesas, la historia de los bonsáis comenzó en China. Aquí se trabajaba la técnica Penjing o Penzai, por los monjes taoístas. 

La historia de los bonsáis comienza muchos años antes de que se les otorgara el nombre de bonsái. En sus inicios solo los monjes y las personas pertenecientes a la dinastía podían ser acreedores de estos árboles. En esa época, no se colocaban los árboles en macetas pequeñas, sino que se reposaba a los bonsáis en charolas o platos largos que pudieran dejar por fuera las ramas y la parte baja del tronco. 

Fue hasta el nacimiento del Zen, en Japón, que la historia de los bonsáis tuvo su inicio como hoy en día se les conoce, pues se introdujo el concepto de belleza en austera severidad

 

Historia de los bonsáis a partir de su aparición en Japón

 

Fue durante la adquisición de prácticas culturales Chinas (en el periodo Kamakura) cuando en Japón se introdujo el arte bonsái. A esta tendencia de tener árboles en miniatura, se le sumó la influencia del budismo Zen, lo que además de tener aspectos de belleza natural en pequeñas dosis, dotó de un significado espiritual y universal al bonsái. 

Aunque en Japón se comenzaron a constituir técnicas derivadas de las chinas, la historia de los bonsáis dictamina que por muchos años, solo los monjes y las personas de altos rangos podían tener las condiciones para cultivar un bonsái. Esto era debido a que se necesitaba una gran posesión de tiempo y energía para realizar todas las maniobras para mantener saludable al árbol. Y en aquel tiempo, las personas de aldea o subordinadas no contaban con recursos económicos, tiempo o con la cualidad espiritual para hacerlo. 

Una de las cualidades que se modificó de la técnica china, y que existió desde un inicio de la historia de los bonsáis en Japón, es el tipo de maceta que se utilizaba. En Japón esta técnica siempre tuvo una profundidad notoria, aunque no a gran escala, pero sí mantenía ocultas hasta cierto punto las raíces de las distintas especies bonsái. 

 

La historia de los bonsáis

 

Pasados los años, todas las personas en Japón tenían algún tipo de árbol (principalmente azaleas o conchas) trabajado con la técnica bonsái. Esto ocasionó que se comenzaran a celebrar ferias y exposiciones, y esto a su vez influyó en la existencia de campos de cultivo trabajados con la técnica del bonsái. Había ferias muy famosas, donde se exponían distintos tipos de bonsáis; sin embargo, no fue hasta 1930 cuando se comenzó a realizar una macro exposición de bonsáis en Tokio.

 

Historia de los bonsáis fuera de la cultura oriental 

 

La historia de los bonsáis en el Occidente tiene años de haber iniciado. De hecho, en sus inicios solo había ligeros escritos o anotaciones de cómo los chinos que vivían en aldeas realizaban la técnica sin hablar mucho al respecto. Se creía que solo eran considerados como un elemento decorativo. Pasaron años para que se tuvieran libros del arte bonsái en Europa; y muchos más para que existieran ferias o exhibiciones de bonsái en París y Estados Unidos. 

En los libros escritos en lenguas europeas, se encontraban parte de las técnicas con las que se realizaba el cultivo del bonsái. También, se hablaba un poco de la estética y las formas que estos podían tener, con clasificaciones exactas. El Zen no se mencionaba con mucha frecuencia en Japón, a pesar de que este tema marcó el cambio de la historia de los bonsáis de China. 

La difusión más notoria del bonsái, dentro de la cultura occidental, se dio cuando se estrenó la película de Karate Kid. En la película se hace mención de la sabiduría y las enseñanzas que tiene el cuidar y proveer al bonsái, así como de la comprensión del estado mental en otros aspectos y actividades. Fue entonces en ese momento, cuando la cultura del bonsái y la enseñanza del Zen comenzaron a marcar historia en el mundo. 

Hoy en día podemos apreciar, tanto las vertientes que contemplan el bonsái, como una técnica artística que provee esculturas naturales de exhibición. Nos queda de enseñanza que la comprensión de la filosofía del arte bonsái nos puede ayudar a ejecutar la práctica del budismo Zen y otras técnicas japonesas de espiritualidad.


Consigue distintos tipos de bonsái en Shenji Kai

 

En el Centro Holístico Shenji Kai, podrás conseguir diferentes tipos de bonsáis para adquirir una riqueza de energías en tu entorno; así como obsequiar alguno, para que las personas que amas estén rodeadas de estas energías positivas y en contacto con la naturaleza.

Nuestra venta de bonsáis se realiza a través del sitio web o acudiendo personalmente a nuestro centro holístico. Todos los envíos se realizan de manera cuidadosa y con embalajes personalizados para cada bonsái. Con nosotros podrás adquirir bonsái de diferentes especies, tamaños y con bases variadas.  También, puedes encontrar servicios de mantenimiento, así como la hospitalización de tus bonsáis enfermos.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados